6 de julio de 2012

Cómo forrar paredes de madera: acogedoras y envolventes

Baño, forrado en madera ,
visto en House of Turquoise

Cubrir de madera la pared de una estancia de nuestra casa va a tener ventajas estéticas y prácticas. El rerultado será un espacio envolvente, acogedor y con las mismas posibilidades de color que podemos encontrar en la pintura.

La madera, el revestimiento más cálido

Posiblemente, sea más adecuada para entornos campestres o rústicos, pero no la descartes para los hogares urbanos: dependerá mucho del resto de la decoración y puedes usarla en una única pared o a media altura, como un friso.
Puedes forrar la pared de madera en todas las estancias, aunque en el baño y la cocina conviene que no estén en la zona de aguas y que tengan un tratamiento especial antihumedad y, en la cocina, antigrasas. Mejor aún, elige algún material sintético, como el PVC, que podrás limpiar sin ningún problema y decoran exactamente igual, incluso tienen más posibilidades de acabados en distintos colores y presentaciones.

Tipos de friso, efecto madera, más baratos y fáciles de mantener

Además de la madera, otros materiales se han ido abriendo paso como revestimientos de pared en la decoración.
  • Frisos de Melamina (MDF) (distintos acabados, modernos)
  • Frisos de PVC (los mejores para baños y cocinas)
  • Paneles de Melamina (MDF) (lamas más anchas, distintos acabados y apariencia más lisa, similar a la de la tarima flotante en el suelo)
Friso PVC Line Blanco,
de Leroy Merlin
Son muy decorativos. Puedes utilizarlos en las cocinas y baños sin problemas y los encuentras en diversos efectos y colores. Puedes, también, combinar los colores y la anchura de las lamas o colocarlos en horizontal.

Cómo colocar un revestimiento de madera en la pared

  • Los revestimientos de madera consisten, al igual que el friso, en un conjunto de listones o lamas de madera -u otros materiales- machihembrada, de diferentes anchuras, que se colocan sobre unos rastreles, rematados con un listón decorativo.
  • Se compran en forma de kit, en centros de bricolaje que, además, nos aconsejan y proporcionan el resto de accesorios: rastreles (o listones en crudo), grapas, junquillos, guardavivos y terminaciones. Puedes poner, también, láminas de material aislante.
  • La diferencia con el friso de media altura que en esta ocasión las lamas tienen que llegar hasta el techo, por lo que serán más difíciles de manejar. Nos llevará más tiempo terminar el trabajo y necesitaremos más metros de rastreles. 

El proceso, en resumen, consiste en: 



  • Una vez tengas la pared libre de los elementos que haya que salvar (como los enchufes) tendrás que ir poniendo los rastreles atornillados a la pared, en horizontal, y en al menos tres filas desde el suelo. Dos verticales a cada lado marcarán el inicio del trabajo. Usa un nivel para asegurarte de que quedan bien rectas.
  • Corta las láminas y ve colocándolas clavadas sobre los rastreles, con las grapas correspondientes. Encajan unas en otras.Puedes ir poniendo si vas a usarlo, las láminas de aislante, que encajan entre la pared y la madera.
  • Remata el trabajo con los guardavivos y listones decorativos en los lugares en los que haga falta. (En el video explicativo de Leroy Merlin puedes ver todos los pasos)

    Precauciones cuando vayas a colocar un revestimiento de madera 

        Friso madera, Basic Abeto Natural,
        de Leroy Merlin
      • Toma medidas muy bien sabiendo que tienes que comprar un excedente mínimo (10%) por el material que se perderá con los cortes. Ten en cuenta elementos como radiadores y enchufes, que tendrás que quitar o rodear y las ventanas o otros huecos. Al tener que recortar para ajustar a esas medidas, perderás madera. Esta parte de ajustes es la que te llevará más tiempo.
      • Hay que tener cuidado con los excesos en cuanto a los revestimientos de pared de madera, de forma que, a no ser que sean en maderas muy claras, no conviene nunca forrar todas las paredes de la habitación. La madera proporciona sensación de calidez pero también empequeñecerá tus estancias.

      Ventajas de los revestimientos de pared:



    1. Son muy decorativos
    2. Ocultan los defectos de una pared
    3. Proporcionan calidez a las estancias
    4. Su precio es muy competitivo
    5. Bien cuidados (especialmente los de madera) pueden durar muchísimos años
    6. Puedes cambiar colores y efectos, simplemente, pintando.