¿Quieres suscribirte a la newsletter y recibir noticias de Recicoración?   ¡Sí, quiero!

 

Cómo decorar con alimentos nuestra casa: comida como objeto de decoración

Alimentarse es una función vital del ser humano de tal forma que cualquier cosa que tiene aspecto apetitoso, aunque no sea comida, llama nuestra atención. En España decimos que la comida “entra por los ojos” y es que, en realidad, moviliza varios sentidos: el olfato, la vista, el gusto y el tacto.


¿Podemos usar los alimentos, la comida, atendiendo a esas premisas como un elemento de decoración más?
Solo piensa en las veces que has entrado en la habitación de un hotel y has encontrado una cesta de fruta como obsequio de bienvenida. La habitación huele bien, te da pena comerla porque ¡queda tan bonita! Pero, a la vez, es una satisfacción poder elegirr cualquiera de ellas que, precisamente por esa cuidada presencia, sabe mejor.
También es normal que, sobre la cama, encuentres un bombón, o una pequeña caja de chocolates, envuelta con encanto. Esos dulces, también, nos hace salivar.

Decorar la mesa: una bella presentación conecta, directamente, con nuestro estómago
La conveniencia de adornar la mesa para una comida o cena está más que reconocida y comentada. Parte de esa decoración pueden ser, no sólo los platos que vamos a consumir, cuya buena presencia se da por supuesta: velas mezcladas con aperitivos presentados como brochetas, cuencos con agua y limón para las manos, pequeños bouquets hechos con hortalizas (zanahorias, rabanitos, lechuga, rúcula…) en lugar de flores, mantequillas y quesos batidos y aromatizados en pequeños boles especiales, que pueden ser, por ejemplo, medio tomate o medio pimiento… son adornos llamativos y comestibles.
Las frutas y los postres son otra oportunidad para lucir nuestra habilidad con las manualidades que se pueden comer. Usaremos otras frutas como recipiente: medio melón, media piña, un aguacate o alternándolos en la mesa con un relleno, troceado, común.

Bodegones en la cocina
Lo normal es que todos tengamos algún estante o armario abierto. No es necesario colocar jarrones u floreros que no nos van a servir para nada. Una línea de tubos de ensayo, como en la foto, para nuestras especias. Pequeñas botellas para diferentes tipos de aceite, o tarros en los que las legumbres o la pasta, harán su propia magia decorando.
Si, además, tenemos un lugar que los ilumine por detrás, el efecto será más espectacular.
No olvides pequeños tiestos de plantas aromáticas o un pequeño arreglo con ramas de perejil.

Reciclar frascos y tarros y decorarlos
Reunir varios tarros o frascos iguales o similares de los que nos quedan después de haber comprado alguna conserva, hacerles algún adorno con pintura especial para cristal y cubrir las tapas con “gorritos” hechos con telas llamativas sujetas con gomas son una opción. Las botellas transparentes de los disitntos tipos de vinagre que, ahora, todos tenemos en casa, nos servirán para hacer aceites aromatizados.

Botellas y decantadores especiales para nuestros licores

Calabaza de Detallets

En el salón, decantadores y botellas especiales (antiguas o nuevas) para poner los licores en lugar de usar la botella que proporciona la marca, darán un toque de color y sofisticación a un rincón de minibar. Y, dos o tres boles con frutos secos, especialmente en otoño e invierno, aportarán un toque acogedor al salón.

En este enlace puedes encontrar otra propuesta. En este caso no es comestible. Se trata de una cama con forma de sandwich vegetal una divertida broma en casa.

¡Compártelo!

Categorías: Reciclaje

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento. ACEPTAR

Aviso de cookies