¿Quieres suscribirte a la newsletter y recibir noticias de Recicoración?   ¡Sí, quiero!

 

Cómo poner un sencillo Nacimiento en el jardín esta Navidad

Uno de los símbolos de la Navidad más popular en muchos hogares es el Nacimiento.

Grandes, pequeños, tradicionales, modernos, con muchas figuras o solo el misterio da pié a dejar volar la imaginación cuando lo coloquemos.

Si tu casa tiene jardín, y vives en el hemisferio norte, es probable que no hayas colocado nunca un Belén pensando en el mal tiempo que tendrá que soportar mientras se encuentre expuesto. Aquí te vamos a dar unas sencillas pautas para conseguir que “sobreviva” a las lluvias e, incluso nevadas, que pudieran darse en esta época.

Materiales baratos y, casi casi, naturales para la estructura del Belén

Para empezar, compramos un misterio (las tres figuras principales en un Nacimiento) fabricado en resina, un material que se ha hecho muy popular en los últimos tiempos.

La resina sustituye eficazmente a la escayola y es de más fácil mantenimiento, además de barato. Las figuras tienen una altura de 30 centímetros y costó 7,95€ en Bricor.

Nos hicimos con varias piezas de pizarra negra, un tronco no muy grueso y un ladrillo macizo (del tipo rústico).

Con una pieza de esa pizarra se hizo una base para que las figuras no toquen el suelo y con el ladrillo, el tronco y el resto de pizarra se hicieron las “paredes” del portal. Con varias ramas se hizo un enrejado para el techo y sobre ella se pusieron dos hojas de palmera sujetas con alambre. 

¿Como poner el nacimiento en el jardín?

Más ramas (de arizónicas u otra planta que tengas) se usaron para disimular los lugares en que se unen la piedras y ladrillos.  Se colocaron unos cantos rodados blancos delante para hacer más real el conjunto.

Así consigues un Nacimiento perfectamente integrado en el jardín y prácticamente impermeabilizado.

Otros componente para el Nacimiento en el jardín

  • Si el conjunto queda demasiado “descolgado” del resto, coloca cerca algún tiesto con plantas de hoja verde
  • Puedes sustituir los ladrillos y piedras por un enrejado completo de ramas o piedras grandes para formar una especie de cueva
  • Hay que asegurar bien las plantas que forman el tejado para evitar que se desprendan con el viento
  • Una buena manera de incorporar el resto del jardín es adornando, de forma sencilla y sin recargarlas, otras plantas o árboles cercanos al Nacimiento: bolas rojas y doradas, no muy grandes o un cordón de luces intermitentes les dará un toque minimalista pero con encanto
Obviamente, estas instrucciones de cómo poner un sencillo Nacimiento en el jardín, sin que se destruya durante su estancia en la intemperie, se aplican también a la puesta de un Belén en zonas cálidas aunque en ellas será el sol el principal enemigo.
¿Has puesto tú un Nacimiento en tu jardín?

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento. ACEPTAR

Aviso de cookies